Estoy tratando de averiguar por qué cuando mis esporádicos tripulantes hacen click en "Seguir leyendo", el bendito vínculo no funciona, incluso a mí me pasa. Se suele arreglar cuando le dan actualizar a la página pero a veces el problema persiste. Sí todavía tienes curiosidad de leer la pachotadas que escribo también puedes darle click al título de la entrada para leerla completa.
Y como suelen decir: "Estamos trabajando para servirlo mejor. Muchas gracias por su comprensión".

Marilia Navegando

lunes, 14 de enero de 2008

Lo confieso: Nunca fui astronauta

1
Una tarde, mientras todos atendían el listening y apuntaban en sus cuadernos los datos del exercise 3, Dialogue B, yo memorizaba con preocupación el Can I go to the toilets?, que sabiamente nos enseñó el profesor el primer día de clases, supongo que la experiencia le demostró que a sus novatos alumnos nos sería más útil que el Hello, How are you? Así pues, cumplí con repetirla con la misma disciplina que un loro, y salí disparada.

En el baño, ya aliviada de haber vaciado mi pobre vejiga, aproveche la soledad frente al espejo para sacarme esa espinilla chinche que me había salido en la nariz y luego, mientras caminaba por el pasadizo, me detuve ante los afiches del Británico que nunca podía leer con tranquilidad ya sea porque siempre entraba con las justas o porque salía apretujada por una multitud de estudiantes que me llevaba al paradero. Como eran cerca de las seis de la tarde, me quedé unos minutos viendo las pinceladas de nubes negras que manchaban el cielo naranja del verano... y así, luego de todo ese merecido hueveo, volví a clase. Entre con cuidadito para no interrumpir, me senté y vi que mi profesor era ahora una mujer con falda de florecitas, que la chibola que estaba sentada a mi lado era un calvito de lentes, que en la pizarra había un párrafo en el idioma anglosajón que no podía descifrar, y lo peor: que todos me miraban con curiosidad y burla... había regresado al aula equivocada, con una sonrisa cuadrada, trate de disculparme y explicarlo torpemente en inglés, ¿pero quién con Básico I puede hacerlo? sólo me quedó retirarme entre las risitas de los presentes.

2
Las noches más bonitas de verano, son las de luna llena, eso lo sabe todo el mundo. El cielo despejado te permite iniciar el clásico juego de contar estrellas descubriendo infinitamente una tras otra, el satélite femenino nos hipnotiza con un brillo que no hiere nuestra mirada y, los edificios, jardines y aceras se tiñen de un singular color acero que contrasta con el ámbar de los postes. Bajo ese escenario nocturno salí a buscar algo de comer, mientras caminaba sin apuro disfrutando secretamente de esta fugaz mística, observé conmovida cómo un pequeño caracol, yendo de un jardín a otro, cruzaba la vereda con la lentitud característica de su especie. Me detuve pensado que la aparición de este pequeño amigo era lo que le faltaba a este escenario hasta el momento inmóvil. Así que, en un acto de singular respeto, bordeé al diminuto transeúnte y continué mi rumbo. Como siempre, por la gran demanda tuve que esperar largo rato para poder disfrutar de los anticuchos de la clásica “tía choncholí” (aquella que hay en cada barrio que se jacte de ser criollo y que curiosamente también cuenta cierto número de vecinos intoxicados). Feliz de haber llenado mi estómago, retorné a casa esta vez andando a paso “Gallo Claudio”. Pero la alegría no me duró mucho cuando sentí bajo mis pies el crujir de algo parecido a un huevo (yo diría de tamaño codorniz). Mi frustración fue profunda –hasta hoy que escribo estas líneas-, cuando con tristeza descubrí que había acabado con la vida de mi efímero amigo, el caracol. El muy imbécil no había podido terminar de cruzar la vereda a tiempo antes de volverse a encontrar con mis zapatillas.

3
Tenemos que hablar, ¿acaso no es la peor frase que puede salir de los labios de tu enamorado? Sobre todo si tomas en cuenta que el fulano ya no te llama tan seguido, que te mira aburrido, que se “olvidó” del último cumplemés, y que parece haber dejado de lado tu condición real de princesa que él mismo te otorgó cariñosamente.
Hummm… ok, ¿me buscas después de clases?, simulando estar tranquila, ya pues te veo a las siete entonces, ok, chau, chau.
Más señales: me saluda con besito en la mejilla, da la vuelta sin esperarme, camina con las manos en los bolsillos (para evitar que andemos de manitas). Yo lo sigo como yendo al matadero, pero en un acto cariñoso, acelero el paso, lo tomo del brazo y levanto la mirada como el gatito de Shrek… no dice nada. Trato de acariciarle el cabello, pero él permanece inmóvil y hace un gesto como si un mosquito lo hubiera fastidiado. Sin nada más que hacer me siento en la banca que él parece haber elegido al estacionarse junto a ella.
No sé si te has dado cuenta que lo nuestro ya no es lo mismo… y de pronto comprendo, ¡¡vi la luz!! ¡¡por fin entiendo!!! que el que inventó aquella famosa metáfora de “romper el corazón” no pudo describir mejor ni de la manera más perfecta y dolorosa lo que estoy sintiendo en mi pecho. No, Mar, no llores, es lo mejor ¿sabes?... ¿llorando yo? Y me doy cuenta que efectivamente tengo minúsculas cosquillas en mi barbilla por las gotas que caen de mi cara a mis manos. Me abraza y siento un suspiro sobre mi frente, yo apenas me empino y le doy un beso urgente que para mi gran felicidad es correspondido. Mi enamorado se despidió enternecido y mientras yo lo veía hacerse diminuto en la vereda, pienso en el gran alivio que se siente el poder tomar el impulso para llegar al lugar seguro luego de haber colgado eternos minutos, cuando ya se han desatado todos los dedos. Pero eso ya pasó y después de haber estado tan cerca de perderlo, empiezo a hacer mil planes para ambos. Con los años que me quedan, los voy a dedicar a ti, hacerte tan feliz que te enamores más de mí, cantaba yo al unísono de Gloria Stefan. Los días pasaron, todos iguales, sin la presencia de mi novio, hoy no me ha llamado... Hoy tampoco. No me responde el celular. Ni los mails. ¡Alo! ¿Qué pasó? ¿Por qué no me has respondido? Mar, pero hemos terminado... dejémonos de ver un tiempo.

En conclusión
No había Friends, ni felinos en Animal Planet, ni una buena película en HBO, en consecuencia fui a dar con Discovery, había un gringo hablando sobre sus experiencias en su travesía por el espacio, interrumpen imágenes de los equipos, fotografías en sepia e interviene la voz de un locutor en inglés y luego de otro en español. Al final le preguntan a uno de los protagonistas del documental cómo fue su adaptación a la tierra, creí que había leído mal, ¿no habrán querido decir, su adaptación al espacio?, pero el gringo calvo responde que luego de haber estado meses sin gravedad y con disciplinadas rutinas, se siente en efecto de otro mundo… que se levanta de la cama y le pesa el cuerpo, que –como si estuviera aún en la nave- camina sujetándose de las paredes cual niño que aprende a caminar, que a veces se le ocurre dar un pequeño salto creyendo que así va a volar hacia el otro extremo de la habitación, y por último que cuando termina de beber, ha soltado su copa en el aire un par de veces creyendo que va a flotar… ante eso, expresa el calvo con pinta de bonachón, sólo me queda decirle a la gente es que yo fui astronauta, algunos ya lo saben, otro no me creen, y suelta una breve risa.

Yo Marilia, lo confieso: nunca fui astronauta, sin embargo creo que he estado en la luna.

Sucedió que no me fijé en el número de aula para saber a cual entraba, que no se me ocurrió ayudar al señor caracol a cruzar rápido la vereda y salvarlo del peligro, que ese beso no era de reconciliación sino de despedida... tal vez por eso, respondo para confusión de quienes se sorprenden de mis anecdóticas experiencias… “es que yo fui astronauta”.

20 comentarios:

LIVIA dijo...

Tu blog es muy refrescante, escribes muy bien ... quiero decir que me he divertido mucho leyéndote ... nada más nada menos...

Marilia dijo...

Gracias por el comentario Livia, espero seguir inspirándome!

Theodorus dijo...

Me ha encantado esas fotos del post. AMELIE!!!!!! adoro esa pela y adoro tu blog n_n / Saludos.

fernando dijo...

Muy interesante y divertido blog. Gracias por la visita al mío. Ha sido un placer leerte. Un beso

Lorelay dijo...

Que no has sido astronauta? ,
por lo menos tienes las cualidades para serlo, ja,ja,ja

Gracias por tu visita, te sigo leyendo, para ver como continúa, sí?

besos
Lore

Blogs Peruanos 2008 dijo...

hehehehehe, que roocheee. ta chvre el blog, lo considerare como blog del 2008 en mi pequeño homenaje a los blogs del 2008 que recien tan naciendo

dejame tiempo pa leer bien los otros posts nomas, suerte!

Jassy dijo...

Ufffff te quedan muchos paseos al espacio muchachita. Lindo blog, ya te tengo en el greader gracias por tu visita.
beso!

La gata en el tejado caliente dijo...

jejeje, interesante tu blog, me gusta tu manera de expresarte. Lo cierto es que aunque duela, no siempre se puede ser amigos tan al instante si es que una de las dos partes todavía siente algo muy fuerte... been there, done that.
Poco a poco uno se recupera, de todo(aunque de los despistes lo dudo jeje por experiencia) y sigue adelante. Una amiga me dijo una vez, y siempre lo repito, que recuperarse de una ruptura es como curarse en los alcohólicos anónimos... en cierta medida vives un día a la vez. Un beso y gracias por tu visita! prometo volver :)

Petisita dijo...

aja! una blogger nueva para seguirle el hilo!
grax por tu visita Marilia, aqui me veras visitandote tambien ;)

Fiore dijo...

Misma disciplina que un loro? jaja que divertida, gracias por la visita, bonito blog el que tienes eh? nos leemos

Un bso

Elmo Nofeo dijo...

Lo sospeche desde un principio, no eres astronauta.
Que necesidad tenías de mentirme,
y si te creía,
y si te llevaba a la luna,
¿cómo te regresabas?

Moraleja:
"Las mujeres mienten por gusto,
los hombres por necesidad"

Carlogan dijo...

Ummm muy interesante la manera de percibir la realidad, fue una extraña experiencia leer tu post con un fino sarcasmo creo q ya tienes un nuevo seguidor

javi dijo...

estuvieron muy buenoz esos tres episodios lunaticos, los uniste fabulosamente. Seguimos esperando el sigiente.
No se si es mi compu, facil que si xq soy el primero que te dice esto, pero cada vez que quiero clikear en SEGUIR LEYENDO la pagina no responde y no amplia el texto. Tuve que leerlo haciendo click en el link para subscribirse a tu blog, y no me subscribi xq esta en ingles y me da flojera traducir -eso q estoy en britanico too, basic 09-.
Lei tu respuesta y tus agradecimientos a mi anterior coment de un viejo post, solo qeria que sepas que siempre te voy a leer e imaginarT, ejercicio muy comun en mi. Se le aprecia, que este bien.

||javi larA larA||

Ronny Lionel dijo...

Me acuerdo que yo también me equivoqué de salón varias veces en mi época de alumno de la UNFV... sucede que tenía clase en el cuarto piso y el baño estaba en el tercero... iba al baño y al salir me metía en el salón del tercer piso en vez de subir al cuarto...

Y en el Británico me han pasado varias historias... recuerdo que hace más de 10 años, en el local de San Isidro, a una profesora en vez de decirle "Miss" le dije "Ma"... y mis compañeros de clase se mataron de risa por horas... creo que hasta ahora se siguen riendo :(

Excelente tu blog, lo visitaré más seguido. Gracias por visitar el mío.

supernaut1975 dijo...

tu relato tiene muchos elementos geniales como este:
" a casa esta vez andando a paso “Gallo Claudio”"

me gustó y te invito a que cheques mi blog
Saluteros

Marilia dijo...

THEODORUS: A mi también me fascino Amelie (se nota no? jeje), es LA PELICULA.
FERNANDO, LORELAY, JASSY, PETISITA, FIORE, CARLOGAN, SUPERNAUT1975: De veras, muchas gracias por sus comentarios, como que las entradas son un pocos laaargas, gracias por leer, ya estare visitando de vuelta sus blogs.
BLOGS PERUANOS 2008: Gracias por la consideración en la inclusión en tu homenaje :')
GATA EN EL TEJADO CALIENTE: Bonito nick! Si pues a veces una no quiere ver lo que la realidad te presenta y es ahi donde te chocas contra la puerta de vidrio.
ELMO NOFEO: Si, no soy astronata debia confesarlo tarde o temprano y puede ser que las mujeres mintamos por gusto, pero somos mejores mentirosas que los hombres... o no!! jeje
JAVI: Yo crei que era la unica con el problema, ahora mismo estoy tratando de solucionarlo porque a mi tampoco me responde el comando se "seguir leyendo". Por otro lado la suscripcion esta en español... ¿Porque te sale en inglés? humm que raro ://, gracias por avisarme, y por estar atento al blog!!
RONNY LIONEL: Con que también has tenido tus lapsus astronautiles!! Que buena esa de la "Ma", jaja, pobre!, pero que sería de la vida sin las anecdotas, solo queda reirse de uno mismo y tomarlo con correa.

xandrux dijo...

Tierra llamando a Marilia¡
Tierra llamando a Marilia¡
Responde Marilia, ¿sigues en la luna?

Bacán tu blog y la forma cómo cuentas tus experiencias.

Elmo Nofeo dijo...

Si, tienes toda la razón, las muejres son mejores mintiendo.
Y muchas veces, los hombres terminamos amando esas mentiras.

markin dijo...

Tres veces error; y, en las tres, aprendes.

Observar el número (del salón)
La distancia y riesgo de vida (pobre carcacol)
La indirectas directas (él)


Así somos... aún con nuestros yerros seguimos avanzando, rogando que nadie nos pise ni destroce.

Chau.

LIVIA dijo...

ando a la caza de un nuevo post tuyo...no nos hagas esperar!