Estoy tratando de averiguar por qué cuando mis esporádicos tripulantes hacen click en "Seguir leyendo", el bendito vínculo no funciona, incluso a mí me pasa. Se suele arreglar cuando le dan actualizar a la página pero a veces el problema persiste. Sí todavía tienes curiosidad de leer la pachotadas que escribo también puedes darle click al título de la entrada para leerla completa.
Y como suelen decir: "Estamos trabajando para servirlo mejor. Muchas gracias por su comprensión".

Marilia Navegando

lunes, 17 de diciembre de 2007

Mi primera vez...

¿Cómo? ¿Cuándo fue? ¿Con quién? A todos nos morbosea saber acerca de la primera vez del otro, y bueee' no es que no tenga personalidad, pero si muchos escriben acerca de su primera experiencia, pues... yo también.

Primer dato: Fué a los dieciséis años. En aquellas épocas, iba todas las mañanas a la Pre, me estaba preparando para postular a San Marcos y al mismo tiempo cursaba el último año de la secundaria por las tardes. Siempre salía volando de Santa Beatriz a mi casa, almorzaba apurada y luego con las mismas corría a mi colegio. Es importante que sepan eso porque justamente por una cuestión de tiempo, la falda ploma y la chompa azul eléctrico era mi indumentaria diaria en la academia (a eso hay que sumarle los lentes y mi personalidad introvertida), a diferencia de las demás chicas que lucían sus pantalones jeans a la moda.

Segundo dato: Nunca había tenido novio, menos un vacilón. No sé si era por mi timidez o a lo mejor no era muy guapa, ojo, no es que tenga baja autoestima pero digamos que en aquella época no sabía aprovechar lo mejor de mi aspecto. Así, mientras todas mis amigas estrenaban ilusionadas su primer enamorado, yo me limitaba a fantasear inocentemene con chicos que no se fijaban en mí o que eran demasiado tímidos para declararse. Imaginaba por ejemplo que alguno me decía que yo le gustaba mucho, me daba un tímido y corto beso y luego nos íbamos a caminar por los jardines del barrio.

Tercer dato: El muchacho era fisicamente, todo lo que me gustaba en un hombre: era alto, ni delgado, ni gordo, de tez clara (pero ojo no transparente), cabello azabache ensortijado, ligeramente despeinado, cejas pobladas, sonrisa Kolynos... ¿Qué más decir? Yo no sabía explicarlo pero ahora me doy cuenta de que a sus 18 años era sumamente sexy... y él lo sabía muy bien.

Antecedentes: Nos conocimos en la Pre, yo la clásica niña buena-estudiosa-responsable-puntual me senté en la primera carpeta del aula, y él como el clasico chico malo-vago-irresponsable-impuntual llegó tarde y no le quedó más que quedarse en el primer sitio que nadie quiso ocupar por estar frente al profesor... y al lado mío. Supongo que no pude ocultar mi ilusión cuando lo miraba con mis ojos que de por sí son enormes. Hasta ahora me pregunto si yo le gusté alguna vez ¿quién sabe? los subsiguientes días, a pesar de que él empezó a venir temprano y podía elegir cualquier lugar, terminó instalándose al lado mío, murmurándome chistes durante la clase, apoderándose de mis collets escolares pero huyendo con las chicas guapas que lo buscaban de otros salones ni bien sonaba el timbre del descanso... Creo que yo era algo así como su Betty La Fea, a la cual él siempre regresaba para seguir aumentando su ego luego de haber estado gileando en el patio de la Pre...

Descripción de los hechos (o debería decir, lo que realmente les interesa): todo sucedió en la Pre, un miércoles por la mañana, lo recuerdo porque estábamos en clase de Biología, con aquella profesora que explicaba la fotosíntesis dirigiéndose a mí, (sí, como si yo fuera la única alumna), creo que le inspiraba compasión el verme con el uniforme en primera fila, por lo que siempre le preocupaba que yo entendiera todo (¿o sería que tenía cara de despistada?). Interrumpieron tocando la puerta, era él en el umbral, con la boca abierta, jadeando y con el cabello mojado, es más, el agua le goteaba sobre los hombros y pude ver que se escurría en su pecho gracias al boton de su camisa que había olvidado abrochar... preocupado pero sonriendo dijo, "Buenos dias... (suspiro), profesora (jadeo), tuve un percance (suspiro) y Humm!! (pasó saliva), estoy tarde! (suspiro), puedo entrar?" (suspiro, esta vez blanqueando los ojos y mirando hacía el cielo).

De pronto ya no había nadie, me quité las gafas, no importaba si yo tenía 3.75 dioptrías en cada ojo (ahora tengo 5), dejé mis libros a un lado, caminé, no, corrí hacia él y lo empujé hacia afuera, nos encontramos en el pasadizo, entramos al aula de al lado que estaba vacía, él me miró sorprendido, pero también ansioso, me empezó a besar, y como si yo fuera una pluma me levantó de la cintura y me sentó sobre el pupitre mientras levantaba mi falda y me acariciaba las piernas que se escapaban de él "como si fueran peces sorprendidos"...

"Felizmente hoy nos tocaba con esa tía pufff!! En qué página estan, linda?... ¿Hola? jeje"... Miré a mi derecha, él estaba sentado a mi lado, como siempre con su pícara sonrisa... le dije un número cualquiera... hormiguitas de fuego me subieron desde los muslos hasta la frente, me avergoncé, absurdamente me llevé la mano a mis pesadas gafas para asegurarme de que estaban sobre mi nariz... "¡¡Estás roja!! ¿¿qué ha pasado, linda??", "nada, nada", y empecé a acomodar disimuladamente mi falda y mi blusa escolares como si de veras me la hubieran arrancado. Era la primera vez que un hombre me inspiraba deseo, pasión o como quieran llamarlo... no sabía hasta ese momento las otras emociones que podía despertar el sexo opuesto en mí.

Ya ven que las mujeres también nos mandamos unas alucinadas. Lamento decepcionar a los dos lectores que se han molestado en leerme si les digo que efectivamente lo que he contado ha sido la primera vez que un hombre me hizo sentir morbo, y no la primera vez que hice el amor (tal vez algun día sea tema de otro post). Debe ser que -por una cuestión social- nosotras hemos aprendido a ocultarlo mejor, pero de que imaginamos, fantaseamos y planeamos en nuestra cabecita escenas eroticas, ¡¡siempre!!, y lo digo fundamentada en una encuesta hecha entre mis amigas (una muestra de chicas entre los 18 y 31 años de edad). Felizmente nada más que no tengamos la preocupación de que se nos arme una carpa allá abajo. Para acabar: nunca ligué con el susodicho, dejó de venir a la pre porque sus padres metieron a una universidad particular, hasta ahora me pregunto que será de él... en fin, siempre lo recordaré de alguna manera como el primero en mi vida.

10 comentarios:

Anónimo dijo...

recien m encontrado con tu blog y m parece uno de los mas cheevers k he le leido , lo digo por la sinceridad con las k los scribes y ese escribir tan natural k tienes n_n.pero tienes k publicar mas seguido psssss nos hacs esperar mucho con el siguient post.y tb deberias poner mas cosas sobre ti si ingresantes a san marcos o no???? weno sigue asi.byes

Luis dijo...

Me lei todo tu blog jeje y pues me gusto la manera en q cuentas las cosas, en realidad me anima a hacer lo mismo. De hace tiempo atras que vengo con la idea de abrir mi propio blog pero aun sin decidirme, creo q leyendo tus entradas he dado un gran paso. Suerte y que vengan mas historias.

Luis

Odracir dijo...

Llegue a tu blog desde otro enlace, me parece muy bueno escribes de forma clara y amena, estare pendiente de tus publicaciones. Suerte y Feliz Navidad

Raulín Raulón... dijo...

Si era en la tarde y en el ciclo de Marzo, era yo, pero... Solía llegar así, corriendo y haciendo hervir las últimas gotas de agua fresca que caían sobre mi piel, y solía decir que tenía 18 cuando tenía 16 y estaba en el cole. jajajajaja. Ahora estoy en una particular estudiando algo muy distinto a lo de la pre.

Me gustó tu confesión, más bien, a veces me hubiera gustado saber que lo mismo pasaba conmigo. O al menos que alguna chica tuviese el mismo tick de un amigo de la pre.

En fin, ya nos seguirás cantando el resto del disco después, adiós!

Marilia dijo...

Rpta: Luis, espero que empieces pronto tu blog, y cuando lo hagas enviemlo inmediatamente! ;); Odracir, gracias x tu comentario y feliz Navidad a tí tambien; Raulín, lo siento estaba en el turno mañana! buu jajaja.

Anónimo dijo...

Esta es una muy buena experiencia de la libertad en la sexualidad personal que tenemos hombres y mujeres, te animo a que sigas expresando tus experiencias. saludos y un feliz año 2008 mi nombre es Miguel Angel
miguelrenteriacoronel@hotmail.com

noel dijo...

tienes una interesante manera de abrir tus relatos, te felicito, mantienes la intriga con buen ritmo narrativo.

te invito a mi blog. si prefieres puedes entrar a;

http://cortinas-de-humo.blogspot.com

es un blog de ficción si gustas puedes comentar y si deseas podemos linkear

Marilia dijo...

Querido Anonimo, gracias, seguro que en otro post contaré acerca de la carrera para postular a San Marcos.
MIguel Angel, gracias por los buenos deseos en este nuevo año, y gracias tambien Noel, espeo seguir mejorando mi redacción ;)

JovenOsiris dijo...

Realmente esta chido xD
Ya estaba a punto de decir que viva la virginidad jajaja!!! pero realmente ya me imaginaba algo como ese final que as puesto.!!! de tanto leer blog´s ya me sabia la respuesta... :P

Pero realmente sigue asi flaquita esta muy buena tu redaccion y meda gusto que seas Peruana :)

ioniwalker dijo...

interesante... hummm una pregunta preguntona... ¿tu eres la de la foto en la cama? ... en fin, lo logico creo es que no seas tu pero ¿Quien sabe?
pd: es curiosidad no morbosidad